lunes, 10 de noviembre de 2014

Nueva catedral de Bucarest, II parte

Hace más de 3 años hablé en este blog sobre el nuevo templo ortodoxo que se estaba construyendo en la capital rumana. No una iglesia normal, la iglesia de las iglesias ortodoxas: la nueva catedral de Bucarest

Panorámica de la construcción del templo a espaldas del Palacio del Parlamento Rumano

Después de 3 años aún continúan las obras de construcción de lo que será la Catedral de la Salvación del Pueblo Rumano. El nuevo edificio será tan alto como un bloque de 30 plantas e incluso contará con 12 ascensores, además de un restaurante, librerías y un gran aparcamiento subterráneo y, todo esto, costará 600 millones de euros.

Imagen virtual de la nueva catedral tras el Palacio del Parlamento Rumano. Deustche Welle.

Será el edificio religioso más grande de la historia de Rumanía y se construirá en un estilo bizantino-rumano, con ocho torres cubiertas de oro, pero también con elementos más modernos. La entrada se hará a través de doce puertas, una en honor de cada uno de los apóstoles. Tendrá cinco niveles, tres subterráneos y dos en superficie. Este nuevo templo ortodoxo sustituirá a la actual Catedral Patriarcal de Bucarest.


La idea de construir una gran catedral fue propuesta ya poco tiempo después del final de la Primera Guerra Mundial, por el arquitecto Petre Antonescu, quién realizó un primer diseño que contó con el apoyo del Patriarca Miron Cristea. La llegada del comunismo en 1947 frenó en seco el proyecto que sólo resurgió en 1989, poco después de la caída del régimen, con una propuesta que pretendía levantar un gran templo en el centro de la Piața Unirii, uno de los principales nudos de comunicación de Bucarest.

Fotomontaje de la lo que hubiera sido la ubicación de la nueva catedral en Parcul Carol 

En los siguientes años se discutió mucho sobre el emplazamiento más adecuado para el proyecto e incluso se barajó destruir el Monumento a los Héroes del Comunismo del Parque Carol I, sin embargo, el entonces alcalde de la capital y hoy presidente del país, Traian Băsescu, se opuso radicalmente.

Actual Catedral Patriarcal de Bucarest

Finalmente se decidió por emplazarla en Boulevard Unirii, junto al Palacio del Parlamento Rumano, debido a que quedaban grandes espacios por edificar en este lugar y por su situación en el mismo corazón de la ciudad. En junio del año 2009, la Iglesia ortodoxa rumana anunció de manera oficial que este complejo catedralicio nacional se iba a levantar precisamente en ese terreno.

La piedra fundacional fue colocada en febrero de 2011 en una ceremonia religiosa presidida por el Patriarca y Primado de la Iglesia ortodoxa rumana, Daniel Ciobotea. La catedral se está construyendo con donativos de los fieles y con el apoyo del Gobierno, en estilo neo-bizantino con elementos neo-rumanos. También el papa Juan Pablo II, durante su visita a Rumania en 1999 donó 100.000 euros para la construcción del santuario.





Imágenes de la presentación del proyecto y de la colocación de la primera piedra

Este proyecto está siendo muy criticado por muchos sectores de la sociedad, no sólo rumana, sino europea debido al presupuesto descomunal de su proyecto y más en un país con tantos problemas económicos y tantas necesidades como es la precariedad de unos sueldos tan bajos de los trabajadores rumanos, recortes en Sanidad, Educación públicas, empobrecimientos de la sociedad, etc. Uno de los medios que más han tratado este colosal proyecto ha sido el alemán "Deutsche Welle" a través de un documental en donde expone que la iglesia y el gobierno conservador pagarán juntos los 600 millones de euros que costará, en principio, la gigantesca catedral. El Estado donó el terreno para la construcción del edificio, cuyo valor es de unos 200 millones de euros, junto a la Casa del Pueblo construida en los años 80. Y eso a pesar de las protestas de los ciudadanos, que ya se movilizaron cuando en 2004 se intentó construir la catedral en el Parque Carol (antiguo Parque de la Libertad), donde se encuentra el que fue el Mausoleo a los Heroes Socialistas (construido en 1963).


Un informe realizado por el FMI en 2009 declaró que Rumanía era uno de los países más pobres de Europa y que da millones de euros a la Iglesia Ortodoxa cada año. A partir de los fondos del gobierno central la iglesia recibe más de 100 millones de euros para los sueldos de los sacerdotes, y muchos más millones para la construcción y renovación de edificios de la iglesia.

Choca, además, que desde el fin del período comunista (1989) y según "Deutsche Welle" se han construido mas de 4000 iglesias en Rumanía, la mayoría con el apoyo económico de los diferentes gobiernos. Así, las estadísticas muestran que cada dos días una nueva iglesia ha sido terminada a pesar de la situación de crisis económica por la que pasa el Estado rumano. El documental del medio alemán se puede ver en el siguiente video:


La catedral se espera esté terminada en el año 2015.

Fuentes:

BBC News
Deustche Welle
Un vallekano en Rumanía

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada