jueves, 22 de marzo de 2012

Cărtureşti

En pleno corazón de Bucarest, aunque de manera tímida, o quizás camuflada por los árboles que ocultan su fachada, nos espera uno de tantos rincones que no deberías perderte de la capital: la librería y cafetería Cărtureşti.


¿Que necesitas un respiro del ritmo de vida de la capital? ¿buscas un lugar en el centro donde poder leer mientras te tomas un café o un té? Seguramente sea uno de los lugares con más variedad de libros en cuanto a temática y ejemplares tanto en rumano, inglés y algún que otro idioma (aunque no pidamos peras al olmo, como se dice en mi tierra). A parte de librería, es papelería en la segunda planta y tanto en la primera como en la planta subterránea puedes disfrutar de cafeterías para renirte con tus amigos o aprovechar para leer tranquilamente.




Sobre todo, la cafetería que tienes en el piso inferior, llamado Café Verona (por el pintor Arthur Verona, que da nombre a la otra calle por la que puedes entrar al edificio), es un lugar que se aprovecha también para hacer exposiciones, sobre todo pude ver de fotografía durante mi estancia rumana, por lo que tenemos un lugar idóneo en búsqueda de cultura.




Personalmente, aviso, de que los precios de libros, discos, y otros artículos son muy altos. Aún así es uno de los punto de reunión, sobre todo a partir de mayo con las buenas temperaturas, de la gente dado que la parte posterior del edificio acoge un enorme patio con jardín y terraza. De lo mejorcito para refrescarse.


No tiene pérdida, pues da la cara hacia una de las venas de la ciudad: Bulevardul General Gheorghe Magheru. La calle que la corta es Arthur Verona. Justo enfrente del Cine Patria (Cinema Patria).


Escultura gigante "El Arca de Noé" frente a la fachada de Cărtureşti


Desde el punto de vista histórico, no podía acabar esta entrada sin habla de ello, mantiene intacta la estructura de la casa original, propia del siglo XIX, cuando el dueño (uno de los intelectuales más destacados del momento en Bucarest) decidió donarla a su muerte con el fin de que sirviera como cobijo de cultura. Y hasta ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada