lunes, 22 de noviembre de 2010

Rockeando el día

El frío ya parece haberse instalado en Bucarest y con ello la ciudad se torna, poco a poco, del gris acostumbrado semanas atrás, con el que nos tenía acostumbrados.

Últimamente el Instituto Cervantes está siendo el lugar donde puedo aislarme del caótico mundo-Erasmus para poder centrarme en acabar los trabajos, preparar las presentaciones y empezar a estudiar los exámenes, como el de lengua rumana que tengo este jueves.

Bucarest deja atrás la alegría "social" vivida gracias al paréntesis primaveral para dar paso a los días de personas serias, agachadas y afanadas en que el frío no entre por ningún resquicio de la ropa, etc.

Hoy al recoger mi "carnet" del Instituto Cervantes, la chica que me atendió seleccionó esta canción y poner banda sonora a este gris día:



Extremoduro en Bucarest, como sentirse en casa.

I Love Bucharest.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada